29 dic. 2018

NUESTRA OPINIÓN SOBRE EL TRABAJO


Hola somos Andrea, Alba y Kamila de 1ºC de Farmacia y Parafarmacia y vamos a dar nuestra opinión sobre el trabajo desde nuestro punto de vista como jóvenes y como nos afecta.

El trabajo decente sintetiza las aspiraciones de las personas durante su vida laboral. Significa la oportunidad de acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, se organicen y participen en las decisiones que afectan sus vidas, y la igualdad de oportunidades y trato para todos, mujeres y hombres.


Hoy en día, muchos trabajadores tienen empleos precarios, con bajos salarios, condiciones de trabajo precarias y sin protección social adecuada. Estamos siendo testigos de la incertidumbre en todo el mundo vinculados a la crisis económica y financiera.

Y es que, en la actualidad, si no trabajas, a la larga no puedes vivir, y si trabajas, con la precariedad e inestabilidad, pierdes la vida silenciosamente. Personas que trabajan pero que no logran salir de la pobreza, con salarios que no permiten vivir con cierta dignidad y cubrir sus necesidades básicas. Por esto lo más importante del trabajo no es el trabajo en sí, sino las personas que lo desarrollan. Personas que viven en la incertidumbre de no tener trabajo o personas que viven con el miedo de perder el empleo.

Por ello es muy importante luchar por un trabajo decente donde obtengas el salario que se te corresponde y puedas obtener las necesidades básicas del ser humano y disfrutar de una calidad de vida.

Hoy en dia se aprovechan mucho de la gente en el sentido de exprimirlos hasta que no quede ni un resto de ello, ¿De qué hablamos? De abusar.

Suele ser más en la gente que no está bien informada de sus derechos como trabajador ya puedan ser jóvenes o adultos, pero se aprovechan más de los jóvenes ya que necesitan dinero, así que no les hacen contrato, les pagan un bajo salario, los tienen muchas horas trabajando, hasta que el trabajador está tan quemado fisicamente como psicologicamente que decide irse o la empresa lo echa porque ya no sirve y vuelve a empezar con otro trabajador, y así se crea el ciclo vicioso donde la empresa siempre gana.

Pero el problema no es de los ricos, no es de las grandes empresas, aquí entramos en el terreno del gobierno, el controla todo, el decide subir impuestos y llevarnos a todos a la bancarrota. A la hora de las elecciones intentan venderse a la población, culpan el problema a los ricos, a las grandes empresas y en 2018 nuestro gobierno tan tan liberal ha decidido subir los impuestos a los ricos y la población media apoyan esto, pero lo que no saben es que van a salir perjudicados.

Si bajaremos los impuestos a las empresas grandes habría más trabajo, ¿porque? Porque podrían pagar más sueldos, luego podrían venir otras empresas multinacionales a instalarse a España y ahí obtendremos mucho más empleo, pero no, el gobierno prefiere subir los impuestos a los ricos y esto va a generar desempleo e incluso que la empresa se vaya ¿y quien va a pagar entonces los impuestos? LOS POBRES.


En nuestra opinión debemos dejar de quejarnos y abrir los ojos de la verdadera causa sobre esta gran crisis. Empleo hay, solo hay que apoyar al sector privado, gracias a él, el sector público funciona, abramos las puertas a este desarrollo, y apoyemos más al sector privado porque desde pequeños nos han dicho que en qué queremos trabajar pero nunca nos han preguntado si queremos trabajar para nosotros, fundar nuestra empresa.


Y para terminar, queríamos hablar del trabajo no declarado, que también es un tema bastante interesante, puesto que es una actividad que es bastante presente en nuestra sociedad.

El trabajo no declarado es un importante elemento que dificulta el funcionamiento de los mercados de productos, de servicios y de trabajo, y destruye las bases de la financiación y la prestación de protección social y servicios públicos, que afectan a las condiciones de trabajo y de vida, a los ingresos de la Seguridad Social y a la sostenibilidad del sistema de pensiones, puesto que la reducción de los ingresos implica una reducción del nivel de servicios que el Estado puede ofrecer.

Puede decirse que hay dos clases de trabajo no declarado: uno constituido principalmente por evitar pagar los impuestos y cotizaciones sociales de las personas empleadas. Actualmente, el trabajo no declarado está constituido principalmente por la clase baja.



0 comentarios:

Publicar un comentario